lunes, 20 de agosto de 2012

I love but I also hate- Capitulo 1


¡Qué extraño dilema para mí!
Yo te odio pero no vivo sin ti
Puede ser que besarte en luna llena
Me altere por completo la razón.
La odiaba, cuánto la odiaba. Era insoportable su temperamento de los mil demonios, su carácter podrido, sus aires de superada. ¿Acaso él tenía la culpa que ella sea una maldita fracasada? ¿Acaso era el culpable de que Binns le haya puesto un uno en su último examen? ¿Por qué tenía que existir esa loca inestable, trastornada, porqué tenía haber ido que ir a Hogwarts? Nick maldecía esa coincidencia.
-Maldita enferma.
Esta vez Nick no iba a dejar que las cosas queden así, ella se había pasado de la raya. ¿Quién mierda se cree que es que esa putita de mierda? El odio y el resentimiento que le guardaba a esa castaña databan desde el primer año que ingresó a Hogwarts. Ella había empezado la guerra con él; siempre criticó la fama de Nick, siempre se burló de su mierdosa cicatriz, y detestaba la amistad que el huerfanito de  Jonas  tenía con su hermano favorito, Joe Cyrus . Nick conocía a la perfección a esos sentimientos negativos de esa loca, era un mutuo sentimiento. El siempre supo que ella lo odiaba. No era algo difícil de notar, claro.
Los ojos chocolate lo atravesaban con tanta furia que él pensaba que podía despedir Avadas Kedavras sin varita. Miley Cyrus no soportaba a Nick Jonas y viceversa. Competía con él por su familia. Ella detestaba que Nick fuese a pasar navidades a su casa, que su propia madre lo tratara como un hijo más. No dejaba de quejarse, de manera despectiva, proponiéndole que se vaya a la casa de los Dursley, que se arregle sólo, que deje de molestarlos… "¿Por qué tienes que venir aquí,  Jonas  ?", le escupía cada vez que Molly no la estaba escuchando, "Deberías irte con tus mugrosos parientes. No tenemos la culpa que no tengas familia", solía decirle muy seguido. Nick no se ofendía, desde que la conoció Miley había sido con él una versión de Draco Malfoy en miniatura. Vale aclarar que Nick no se quedaba atrás, era de la misma manera con ella. Todo el mundo sabía cuánto se detestaban.
Desde el primer encuentro en el colegio habían empezado una guerra sin fin. Demi Lovato , su amiga en común, en vano intentó que tengan algún tipo de amistad, nada servía para mejorar la situación de Nick y Miley; todos sabían que se odiaban y que eso no tenía vuelta atrás. Lo más duro es que Joe  Cyrus , el hermano favorito de Miley era nada más ni nada menos que el mejor amigo de Nick. La peor elección que pudo haber hecho en opinión de su única hermana, que le reprochaba muy seguido mezclarse con ese idiota.
Cuando Miley entró a Hogwarts, el sombrero seleccionador dijo Griffyndor sin dudarlo. En ese momento Nick y Joe se alegraron muchísimo. El primero porque aún no conocía a esa chica. Y el segundo porque quería que la última Cyrus también esté en su misma casa. Miley era rebelde, frontal, dotada de una indiscreta verborragia que solía exasperar la poca paciencia de Nick  Jonas  . Desde chica hacía y deshacía a su manera. Las tentativas de ejercer un control sobre ella por parte sus protectores hermanos que intentaron controlarla fracasaron estrepitosamente, porque ella jamás se dejó doblegar.
Lo cierto es que era esa castaña busca pleitos era la que había empezado la guerra entre ambos. Y literalmente se podía llamar guerra, sin exagerar ni caricaturizar la situación. Se decían cosas muy hirientes y los insultos verbales más variados y creativos que se pudieran imaginar. Era algo realmente mágico, cómo describían los testigos de tan negativa relación. Verse de alguna manera los inspiraba para comenzar a agredirse.
Las agresiones físicas o los daños colaterales – y si, los había – comenzaron en el cuarto curso de Nick. Fue un día como cualquier otro, tuvo que presentar varios metros de pergamino para una clase de Transformaciones. Como era su costumbre, Nick había copiado varios párrafos del trabajo de Demi, que a su vez, había sido ayudada por Miley, que pese a ser un año menor era una luz a la hora de redactar informes. Por supuesto, esta última hirvió de la bronca cuando vio que su amiga le dejaba ver la redacción a Nick, y no dudó un minuto en robarle el trabajo con el macabro fin de cambiarle todo el sentido de la redacción diciendo cosas obscenas, terribles para los ojos de Minerva McGonaggall. Nick entregó el trabajo y luego fue castigado por la profesora durante dos meses. Por supuesto que Nick, quién no era ningún santo, tomó represalias por el asunto. La venganza consistió robar toda la ropa interior de Miley – la cual se sabía que coleccionaba sostenes- y la quemarla al lado de la cabaña de Hagrid. La escuela entera se rió con eso… hasta Joe tuvo que hacer el esfuerzo para no reír. Lo más sano que le gritó Miley fue "eres un bastardo hijo de puta".
El odio era tal que llegaba a límites insospechados. En su quinto año Nick empezó a salir con las compañeras de habitación de Miley, sólo para molestarla. Solía meterse en su habitación y se acostaba con varias sin ningún tipo de pudor, entre los bufidos de la castaña . Ella, por supuesto, lo denunció con McGonaggall para que lo agarre in fraganti, pero Miley no logró que la estricta profesora lo viera follando con Valery Roberts, porque él logró taparse con su capa invisible (la falla de ese plan fue un golpe duro para Miley). Para disfrutar haber ganado la batalla, Nick siguió acostándose con otras compañeras hasta el día de la fecha…
En otras ocasiones, Miley le había robado todos los condones a Nick de su baúl para que cuando tuviera agarrarlo sin nada de protección ante una "emergencia". Ella no dejó nada librado al azar. Le pagó varios galleons a una chica para que empiece a "calentar el caldero" y luego dejarlo con las hormonas sulfuradas porque no traía protección. Nick casi la mata, le gritó durante una hora, mientras ella se le reía en la cara diciéndole "¡Te quedaste con las ganas,  Jonas  , ahora tendrás que masturbarte!"  Joe  a duras penas lograba que no se muelan a golpes. Nick no se había ido a las manos sólo porque era la hermana de  Joe  y porque les debía demasiado a los señores  Cyrus  . Además, el era un caballero, o por lo menos tenía su límite, pero últimamente ella se estaba pasando de la raya.
Miley solía coquetear con Dean Thomas. Ese chico, también de Gryffindor, dormía con ellos en el cuarto. Todos sabían que Miley estaba prohibida en el cuarto de ellos, porque "Miley y  Jonas  no podían estar juntos en una misma habitación sin intentar matarse", prácticamente esa frase se convirtió en un refrán y era prioritario que todo el mundo lo supiese para que no ocurra una desgracia.
Fue así que ambos eran muy famosos por sus peleas. Y también muy populares en casi todo lo que hacían. El colegio estaba pendiente de cual sería la próxima batalla, todos tenían expectativas sobre el punto hasta dónde llegarían para agredirse y molestarse.
Para colmo de males, ahora ambos cursaban séptimo curso. Es que Nick,  Joe  y Demi, estaban a destiempo porque habían tenido que destruir todos los Horcruxes de Voldemort. Nick jamás se imaginó que iba a tener una prueba más difícil que él: cursar las materias con Miley Cyrus .
Bufó, contrariado, intentando quitarse aquella camisa rosa que debido a un ingenioso hechizo de esa estúpida chica, había aparecido sobre su cuerpo mientras desayunaba en el Gran Salón, siendo el motivo de varias carcajadas. Los amigos de Miley no dudaron en festejarle el ataque aplaudiendo furiosamente.
-Te queda bien- Demi estaba allí en su habitación, riéndose. Nick la miró serio. No podía creer que ella también se iba a burlar de él.
-Vete con tu amiga…- le espetó, intentando arrancarse aquel ridículo atuendo, pero no había caso.- ¿Qué diablos tiene esto?
-Miley es buena con los encantamientos y tú te burlaste porque se sacó un uno en Historia de la Magia.- chascó la lengua Demi, desaprobando la actitud de ambos.
-No le dije nada…
-¡Vamos, Nick! – se sulfuró Demi enojada- ¡Le dijiste que muy burra como para aprenderse los nombres de los duendes!
-No exageres…
-Aseguraste que estaba follando con sus tipejos y por eso no había tocado un libro… que era una puta regalada… -Demi rodó los ojos, pero Nick no sentía culpa, sino que sonrió, satisfecho por las ofensas que le había dicho a Miley: no sólo eran ciertas, sino que se las merecía.- Y que su único trabajo podía ser cobrar por sexo…
-¡Es la verdad!
-No es así, Miley tiene excelentes calificaciones y tú lo sabes.
-No le va bien Historia de la Magia y estuvo refunfuñando que Binns le puso un cero.-replicó Nick, mirándola. - ¡Es insoportable!
-Ella no estudió porque al igual que tú odia esa asignatura.- Demi suspiró.
-Odio que la defiendas.
-No seas infantil, Nick, ambos son mis amigos.
-¡Estás de su lado! – La castaña no le hizo caso, sino que se quedó pensando.
-Miley y tú son muy parecidos- Nick bufó por ese inoportuno comentario. Lo último que necesitaba escuchar eran las cosas en común que tenían él y esa loca castaña .
-¡Maldita sea esta camisa de mierda! – se quejó. Demi sacó su varita.
-Quédate quieto, intentaré algo…- Nick la miró. Si alguien podía quitarle esa camisa horrenda, sin dudas esa sería Demi Lovato .
-Confío en ti.
-A ver… tal vez con cierto movimiento de la varita…- giró un poco la varita y en la camisa de Nick aparecieron florcitas color violeta. El chico abrió grandes sus ojos cafes , espantados.
-¡Has empeorado la situación! – Chilló nervioso – Maldita sea, esta vez mataré a  Cyrus  , le dejaré marcas… ¡Deja de reírte!
-Te escucho decir eso hace años – dijo Demi sonriendo.- Y hasta ahora jamás has reaccionado con golpes…
-No me instes a hacerlo. No quiero pelearme con  Joe  …- Nick seguía intentado arrancarse la camisa, pero era inútil.- ¿Puedes ayudarme? – Demi bufó.
-Lo intentaré nuevamente…- Demi hizo un no verbal y la ridícula camisa se rasgó al instante.
-¡Excelente!- Nick empezó a tirar del agujero para poder quitársela completa.- Me pregunto como esa yegua ha podido hacer ese hechizo…
-Te escuché – Nick miró: era  Joe  . – No llames a así a mi hermana.
-¿Oíste cómo ella me llama a mí? Cabeza rajada, rodillas nudosas, cuatrojos…
-Si bueno, todos sabemos que se odian – apaciguó Demi algo harta del tema.- A veces me pregunto de donde viene tanto odio…
-Por si no lo recuerdas,  Cyrus  empezó la guerra – se excusó Nick – Y no pienso quedarme atrás…
-¿Qué piensas hacer?
-¡Vengarme de tu hermana!
-Si la golpeas…
-No. Haré algo que le dolerá más…
-¡No me asustes Nick!- dijo Demi, sacando un libro de su mochila.
-Preocúpate por Nick. – la calmó  Joe  - La venganza de mi hermana será terrible.- Nick lo miró.
-Esta vez no será así- aseguró- Esa braga suelta sabrá lo que es bueno, te lo aseguro. ¿Qué buscas, Demi?
-No le digas braga suelta… - murmuró  Joe  incómodo.
-El hechizo que Miley te hizo. Me entró la duda, y ya sabes, necesito sacármela…- hojeó el libro.- He hecho bien el contra maleficio…
-Si, me di cuenta – dijo Nick, que buscaba la camisa de Hogwarts en su baúl y comenzaba a abotonarla.- Me pregunto dónde apareció la camisa de esta mañana…
-¿Piensas que te la devolverá? – se burló el pelinegro. Nick chascó la lengua, furioso.
-Es un maleficio complicadísimo – informó Demi sin sorprenderse- Sustituye la prenda del damnificado por una nueva…
-¿Dónde aparece la prenda original? –quiso saber Joe 
-Ni idea. Donde Miley lo haya decidido, supongo.
-Me importa un bledo la maldita camisa de Hogwarts, tengo millones – dijo Nick.- Vamos a Transformaciones…
-Si, vamos – dijo Demi – Hoy entregan las calificaciones. –  Joe  hizo un gemido de dolor y susto- Muero por saber cuánto me saqué en el último examen.
-Qué suerte tienes, yo ya se que me saqué un uno – dijo dolido. Nick rió y salió del agujero del retrato, pensando que su suerte sería igual que la de  Joe  .
-Lo único bueno es que Miley no cursa transformaciones con nosotros.- comentó Demi.
-¡Gracias a Merlín!- dijo Nick enseguida.
-McGonaggall hizo bien en separarlos. – opinó Demi – La última vez ambos terminaron con plumas… -  Joe  largó una carcajada.
-Ella terminó con granos de pus y una semana en enfermería – recordó Nick cortante.
-Son tan divertidos – comentó Demi.
Yo lo sé y no quisiera descubrir
Que muero poco a poco y es por ti
Cuídate porque abrigo la sospecha
Y apunto sin dudarlo al corazón.
Miley  Cyrus  caminaba con su típico andar coqueto por los pasillos de Hogwarts. Tenía hora libre, porque el profesor de Estudios Muggles estaba enfermo y no habían llegado a buscar un reemplazante. La pollera de Hogwarts era muy corta y dejaba ver sus sensuales piernas. La camisa la había entallado para su curvilínea figura, y estaba desprolijamente afuera. El pelo lo llevaba suelto y largo, con algunas ondas en los extremos. Miley era una de las chicas más hermosas y deseadas de Hogwarts. Pero todos sabían que no se tomaba a ningún hombre en serio, ella sólo se divertía, y solía alardear de con cuántos había estado.
Una de las más famosas características de Miley era que se llevaba muy mal con Nick  Jonas    ¡Y pensar que algunos creían que se había sentido atraída por él! ¡Ni por un solo instante! Si Miley Cyrus lo detestaba, Nick  Jonas  era mala palabra para ella, eso era un hecho. A pesar de estar en Gryffindor sus mejores amigos pertenecían a otras casas exceptuando a Demi. Como por ejemplo, Pansy Parkinson de Slytherin, Luna Lovegood de Ravenclaw o René Clearwater, la hermana de Penélope, que también estaba en Ravenclaw.
Miley odiaba todo el fanatismo con Nick  Jonas  . ¿Acaso la gente no encontraba algo mejor que hacer que halagar a ese imbécil? Le revolvía el estómago que el sea el centro de atención. Le producía rechazo esa forma arrogante de andar, esas respuestas estúpidas, siempre metido en algún problema para hacerse más famoso. Ella era de la misma opinión de Severus Snape.
Era muy envidiada, algunas chicas no la querían por hacerle cosas horribles al sensual y popular de Nick  Jonas  . Nicole Anderson , presidenta del club de fans de Nick  Jonas  , era su enemiga número uno. Bueno, en realidad ese puesto era del mismo  Jonas  , pero si alguien debía ocupar un segundo lugar, sin dudas era esa estúpida chica. Pansy, Luna y René la alcanzaron por el pasillo…
-Estuviste muy bien en el desayuno, Miley…- la felicitó Pansy con una sonrisa en los labios.
-Gracias, Parkinson- repuso la castaña .
-¡Draco no para de reírse de la camisa de  Jonas  ! – Miley sonrió con malicia.
-Se lo merecía el maldito engreído- repuso ella.
-Ahora se va a vengar – dijo Luna con algo de preocupación.
-¡Toda la escuela estará pendiente de eso! – predijo Pansy.
-No creo que nos vaya a sorprender mucho – apaciguó Miley, sin inmutarse.- Además yo no me quedaré quieta… si vuelve a burlarse de mí, la próxima será peor…
-Si siguen así los van a expulsar –Dijo René, hablando por primera vez.
-Mira si se pone a follar con Valery de nuevo como a principio de año… ¡sería un asco!
-No creo, Valery lo persigue por todos lados, y él ya no le da ni la hora.- Miley lo dijo con satisfacción.- Sólo la utilizo para vengarse de mí, bien merecido lo tenía por haberlo ayudado.
-En eso tienes razón- la apoyó Pansy.
-De todas maneras, no es prudente subestimarlo- opinó René- Creo que deberías estar atenta…
-¡No seas exagerada! ¡El elegido no es Dios!–dijo Miley algo molesta porque ella siempre lo defendía.- Ya sabemos lo básico que es  Jonas  ; sabe dos hechizos de porquería y con eso se cree Dumbledore…
-Que en paz descanse…- aportó Luna con cara de loca.
-No se si es tan así – dijo Pansy algo preocupada por la tranquilidad de su amiga.- Recuerda que es amigo de Demi Lovato .
-¡Ella también es mi amiga! – dijo Miley enojada- Jamás ayudaría a  Jonas  a vengarse de mí.
-Tampoco te ayuda a ti – observó Luna. Miley bufó.
-La entiendo. –terció Pansy – Si quiere conservar la amistad de ambos…
Las tres se sentaron en el gran Salón, que en ese momento había muy poca gente, porque todos estaban cursando. Empezaron a charlar un poco de todo, hasta que rápidamente se hizo la hora del almuerzo. Los alumnos de séptimo curso llegaron al lugar, con aspecto de estar famélicos. Miley vio cómo Nick,  Joe  y Demi se sentaban a unos pocos metros de ella. Nick la miró y automáticamente le gesticuló "Puta" con los labios.
-Basta Nick – suplicó Demi exasperada. En ese momento la comida apareció ante ellos.  Joe  empezó a engullir y Demi lo miró con asco.
-Siempre con esa forma tan despectiva para comer… metes todo junto en la boca, eres desagradable  Joe  - murmuró enojada.  Joe  se encogió de hombros, tenía la boca llena para replicar y sabía que si hablaba Demi se enfadaría aún más. Demi miró a Nick.- ¿Y tú, puedes dejar de insultar a Miley? ¡Parecen dos críos!
-Me está haciendo un gesto sobre la camisa. No me pienso quedar callado.- contestó Nick clavando el tenedor con furia en una pata de pollo- Maldita hija de…
-¡No sigas! – dijo  Joe  tragando. Demi refunfuñó. A veces la situación era insostenible.
Al finalizar el almuerzo, los estudiantes comenzaron a abandonar el Gran Salón con premura.  Joe  y Demi fueron a buscar un par de libros, mientras Nick se quedó mirando la tarta de melaza, pensando en todos los deberes que la había dado la profesora. Seguramente iba a tener muy poco tiempo para atender a sus citas del fin de semana.
Nick se levantó, aun con un poco de tarta de melaza en la garganta, pensando en cepillarse los dientes e ir a clase de Pociones, lamentando que Miley también tenga esa clase. Iba caminando derecho a las mazmorras y cuando ya estaba a pocos pasos del aula, se encontró de frente con ella que lo más parecido a un vómito.
Enseguida, sintió como un chorro de fuego ardiente le quemaba las entrañas. Como si un volcán en erupción estalla adentro y le llenara cada poro de su piel con pequeñas pero eficiente partículas de furia. Era una furia eficaz, atravesante y del color de del chocolate, era tan avasallante la repulsión que pensaba que su cabeza iba a estallar…
Piso lento cuando estás por si
Me descubres la jugada y vienes a por mí.
Sólo pretendo salir ileso; tener tiempo para huir.
Esto es amor y odio, amor y odio,
Amor y odio, amor y odio...
Miley lo miró a los ojos. Eran detestables, odiaba esos ojos redondos y fijos en ella, penetrantemente cafes . Maldito él y sus malditos y desagradables ojos. Un conmoción que se parecía al asco le obstruyó la boca del estómago impidiéndole hablar con normalidad; constantemente le sucedía lo mismo, el resentimiento la invalidaba en su interior y solo por un instante quedaba sosegada. Pero no podía ser débil, tenía que atacarlo, tenía que defenderse de esa mirada cafe brillante y de la sensación de furia que originaba en ella.
-¿Te quitaste la camisa rosa de esta mañana,  Jonas  ? – Apuntó con los brazos cruzados.- Es una pena, te quedaba de maravilla. Hacía juego con tus gestos afeminados…
-Deberías alargarte la falda  Cyrus  , así se te quitaría el aspecto de puta…- Miley dejó de sonreír.- ¿Qué? ¿Ahora vas a negar que eres una cualquiera?
-¿Qué pasa  Jonas  , necesitas de mis servicios…? – fingió coquetearle y lo miró sonriendo con repulsión.
-¿De ti? – Nick carcajeó- ¿Justamente tú? Me produces aversión. –Miley de repente, se quedó muda.- No me gustan las zorras…
-No te engañes,  Jonas  , es lo único que puedes conseguir.
-Estás equivocada,  Cyrus  , no tengo tan mal gusto como algunos imbéciles de este colegio, ¿sabes? – se despeinó el cabello, haciendo un gesto arrogante.
-Nadie opina como tú, de hecho tus amiguitos mueren por entrar en mi cama.-le dijo ella con la boca fruncida.
-No sé que diablos te ven, eres deforme- Miley sacó la varita.
-¿Y tú? ¡Mira tu inmunda cicatriz! ¿Crees que es estética? – se burló ella.
-Gracias a ella me acuesto con varias chicas, pendeja…
-Se acuestan contigo porque piensan que eres un hombre… ¿Cuánto te duran? ¿un fin de semana? ¿o eso es mucho?– comenzó a reírse viendo la cara de Nick.- ¡Parece que di en la tecla!
-¡Cállate!
-¿Realmente crees que tienen un condenado orgasmo contigo? – Miley volvió a reír sintiendo un placer ante el espanto de él.- ¡En la cama no puedes engañar a nadie,  Jonas  !
-¡No sabes lo que estás diciendo, zorra! – exclamó Nick- ¡Pero tampoco te daré la oportunidad de comprobarlo, aunque te mueras de ganas!
-Sólo eres famoso y te aprovechas de eso para tener sexo con estúpidas mujeres sin neuronas.– lo apuntó pero Nick no retrocedió.- No puedes llegar a nada más.
-¿Mujeres sin neuronas? ¡No estuve contigo,  Cyrus  ! – Nick también sacó su varita. No iba a dejar que lo ataque nuevamente. En ese momento  Joe  no estaba allí y tenía que aprovechar la ocasión para agredirla.
-¡Agradécele a Voldemort esa cicatriz,  Jonas  ! ¡Sino hubieras muerto virgen, fracasado!
-¡Prefiero morir virgen a acostarme contigo con una tan fácil como tú!
-Si dependiera de mí morirías  Jonas  , seas virgen o no…
-¿No me digas que sabes usar la varita? – se burló Nick y dio otro paso adelante, con la mirada colérica. Ella retrocedió un milímetro como por instinto.
-Eres un pobre huerfanito con complejo de héroe. Ni siquiera eres lindo, no tienes nada que hacer al lado de Oliver Wood.
-¡Tu no tienes nada que hacer al lado de Selena Gomez! ¡Hay muchas mejores que tú! ¿Quién te piensas que eres? ¡Te pareces a una Quaffle!
-Me das asco,  Jonas  .
- ¡Y tu a mi, eres demasiado atorranta para mi gusto!
-¿Por qué no te vas a la casa de Gomez en Navidad? ¿O sólo sirve para tener un par de polvos mediocres?
-¡En tu casa soy bienvenido, aunque a ti te pese perra! – Miley le pegó una sonora cachetada y Nick se descontroló la tomó del cuello apoyándola violentamente contra la pared.
-¿Crees que te rogaré que me sueltes? – Susurró ella. Nick se obnubiló por dos minutos cuando un perfume dulzón le inundó el pecho, pero fue solo un instante, porque la sensación placentera se fue y la reemplazó de nuevo la furia…
-Te voy a decir una sola cosa, pendeja… Pagarás muy caro todas las bromitas de estos años. Haberte quemado tu ropa interior fue sólo un aperitivo. – Miley le dio un rodillazo en sus partes íntimas- ¡Auch! – Nick se retorció de dolor. Ella se rió.
-¡Ni mi familia ni yo tenemos la culpa de que seas huérfano,  Jonas  ! ¡No te soportamos!
-¡Vete al infierno!
-¡Deja en paz a mi gente!
-Prostituta… - Miley quiso volver a pegarle pero el le atajó la muñeca con una mano y la presionó. Le estaba haciendo daño, pero no iba a rogarle que la suerte, no se iba a mostrar débil ante ese maldito.
-¿Duele,  Cyrus  ? – dijo él con una mueca insolente.
-Para nada.- le contestó haciendo un esfuerzo porque su voz suene normal.
-Pagarás muy caro lo que hiciste esta mañana, zorra.- hizo más presión y la mano de Miley se estaba poniendo roja.- ¿Duele?
-No.- contestó con los dientes apretados.
-Mientes…- Nick le retorció el brazo aún peor.- ¿Duele? – Miley gimió inevitablemente y el sonrió.- Bien lo admitiste…- Ella le pegó con la otra mano libre al costado de la cara y Nick la soltó.
-Eso te dolió aún más… - pero Miley vio a Nick levantar su varita.
-Forunculus! - dijo Nick blandiendo su varita. El hechizo le dio en un brazo y rápidamente se lleno de granos de pus. Sin embargo se dieron cuenta que no fue del todo exitoso. Nick resopló, era algo muy común: los hechizos contra Miley  Cyrus  simplemente le salían mal.
-¡Deplorable como de costumbre,  Jonas  ! – Gritó ella, sin inmutarse.- ¡Diffindo! – hizo una cruz con la varita.
A Miley, en cambio, le salían de maravilla: la camisa de Nick estaba rasgada y casi estaba hecha trizas en el piso. Nick se quedó con el torso desnudo y con un corte en el pecho. Miley se arrepintió de haberlo atacado con ese hechizo. Por primera vez quiso huir de allí. Odiaba que sus ojos se le escapen hacia él, le asustaba su falta de autocontrol y el desvío de sus ojos hacia su pecho herido, ella simplemente lo odiaba demasiado como para verlo sin blusa…
-¡Me las pagarás! – Nick se acercó a ella, despeinado. Una gota de sangre recorría sus abdominales. Nick la arrinconó contra la pared con la mirada contaminada…
-¿Ah si? Disculpa que no tome muy enserio tus amenazas,  Jonas  . – Miley chocó contra la pared de espaldas; el sentido del olfato le hizo saber que Nick estaba demasiado cerca. Su infame perfume francés era inconfundible.- Y si no te molesta aléjate, me está dando nauseas tu cercanía…
-¡Ten en cuenta lo que te digo porque te daré en dónde más te duela, perra! – gritó Nick y le rompió los tímpanos.
-¡No me hagas reír, cabeza rajada! ¡No te puedes vengar de nadie!
-¿Cuánto estás cobrando la hora?
-Contigo no trabajaría ni loca.- soltó Miley enseguida.
-¿Me darías un polvo gratis? – se acercó a ella hasta estar a milímetros- Entiendo gritarías como una perra en celo…- Miley hincó un brusco dedo en la herida del pecho, él gimió de dolor, luego le paso la mano por la cara, ensuciándolo de sangre.- ¡Maldita!
-¡No te tengo miedo,  Jonas  ! – Gritó Miley sacada.
-¡Deberías tenerlo,  Cyrus  ! ¡Porque ni te imaginas la que te espera!
-Cincuenta puntos menos para Gryffindor. -Snape estaba allí con aspecto enojado- Se aguantarán el dolor de los hechizos por haberse peleado, no volverán a perder otra clase para que los curen… La próxima serán cien. Entren ya mismo a clases.  Jonas  , ponte tu camisa de Hogwarts… no, no me importa que esté rasgada, mejor que la de esta mañana es.- Miley río por lo bajo.
Nick y Miley se ubicaron en sus lugares, bien alejados. Nick temblaba de furia. Miley, por el contrario se consideraba la ganadora de la batalla y estaba satisfecha a pesar de su forúnculo en el brazo. Los puntos para Gryffindor le importaban un comino. Demi los miró con reprobación y  Joe  contuvo la risa por el aspecto de ambos. Los demás empezaron a cuchichear haciendo hipótesis de que habían hecho esta vez para agredirse.
Ese día prepararon Amortentia por primera vez. A pesar que habían estudiado los ingredientes, jamás pusieron en práctica hacer la mezcla en clase. No era agradable tener que hacer una poción tan complicada delante de la escrutadora mirada de Severus Snape. Sin embargo a Nick no le fue tan mal. Cerró los ojos al oler su propia poción, esa fragancia le gustaba y eso significaba que lo estaba haciendo bien. Era un perfume dulzón, que no sabía de dónde conocía, mezclado con shampoo de manzanillas. Inexplicablemente sintió un odio inconmensurable, sin saber bien porqué. Ese aroma de desconocido origen le encantaba, pero al mismo tiempo le producía rechazo, lo hacía sentirse débil y lo detestaba. Algo muy raro le ocurría con esa poción…
En eso, Draco Malfoy, que estaba al lado de Miley  Cyrus  , le hizo un dibujo de él con una camisa rosa y se lo mostró a espaldas de Snape, gesticulando un "Eres gay,  Jonas  ". Miley le festejó el comentario afirmando con la cabeza. Nick les hizo un gesto grosero.
Horas más tarde, cuando terminaron las clases de la tarde, Nick sintió ganas de estar sólo y se fue por los corredores de Hogwarts, con la intención de pasear, o meditar. Tomó su capa invisible y se la echó encima, pensando que tal vez podía ir a la Sala Multipropósito y quedarse acostado escuchando música, teniendo la certeza de que nadie lo iba a molestar… Antes de que llegue al séptimo piso, se encontró con una escena particular que lo hizo quedarse estático en la esquina. Tuvo el instinto de esconderse a pesar de tener encima la capa invisible. Miley y Dean Thomas estaban los dos tirados en el suelo y abrazados sobre la fría pared de piedra. Ella apoyaba la cabeza en su hombro y Dean le acariciaba el pelo, mirándola con ternura desbordando sus ojos negros.
-Me encantan tus caricias…-susurró ella entrelazando su mano con la de él. Dean sonrió. Nick sabía que su compañero de cuarto estaba loco por ella y verlo así le hizo torcer los ojos con desagrado.- Me relajan tanto…
-A mi me gusta que te gusten…- ella sonrió. Era raro para Nick verla sin ese gesto despectivo que le dedicaba apenas se cruzaba con el.
-Dean… -Nick la observó fijo.- ¿Cuál es tu color favorito?
-El azul. ¿El tuyo? – Miley reflexionó un momento… Absurdamente Nick se preguntó si tenía algún poder para mirar a través de las capas invisibles, porque sin saberlo lo estaba mirando directamente a sus ojos.
-El cafe , me gusta mucho el color cafe .-Nick se estremeció. Maldita sea, odiaba esos ojos chocolate atravesándolo, de alguna manera lo hacían sentirse desgraciado y humillado.- Y el negro también me gusta.
-¿Por qué te gusta el cafe ? – quiso saber Dean.
-No lo sé. Me recuerda a la naturaleza. A la libertad…- Dean rió.- De verdad lo digo…
-¿Y el negro a que te recuerda?
-A la noche. Me gusta la noche, es como mi refugio- la voz de Miley sonó apagada.- Y mi cabello resalta cuando me pongo una prenda oscura…
-Estás rara. ¿Te ocurre algo?
-No.- Las palabras de  Jonas  resonaron en su cabeza "Realmente no sé que diablos te ven, ¡eres deforme!"
-Si tú lo dices… - le acarició más el cabello, haciendo que ella ronroneara.
–Dean…
-Dime… - ella se sentó a su lado y se tildó mirando el corredor vacío. Ella no dejaba de recordar esos ojos cafes insultándola y agrediéndola. Parpadeó, Dean aprovechó para besarla y Nick cerró los ojos sin querer ver eso. Era demasiado asco junto. Miley miró a Dean de forma fija.- Dime…¿qué te ocurre, castaña ?
-Tú crees que yo… -respiró hondo, era una pregunta tonta, demasiado tonta.- ¿estoy gorda…?
Nick sonrió con alegría: saber que las palabras que él le decía la afectaban le encantó, de hecho le produjo un calorcito en el pecho que no tenía nada que ver con el odio.
Dean se empezó a reír a carcajadas.
-¡No te burles, tonto!
-¿Me preguntas en serio?
-Si.- dijo serena mirándolo a los ojos.- Quiero que me seas sincero.
-Miley, por favor. Estás perfecta, eres hermosa.- ella sonrió.- Sólo mírate al espejo y lo notarás…
-¿De verdad?
-Por supuesto…
-No lo sé...- dijo ella preocupada.- Tal vez debería dejar los postres por las noches.
-No digas pavadas. ¿Por qué lo dudas? Siempre fuiste muy segura de ti misma…
-Por nada en particular – mintió ella.- Sólo que algunas faldas de Hogwarts me vienen quedando chicas…- Dean rió.
-Tienes con qué rellenarlas- ella lo besó con dulzura.- Eres hermosa, nunca lo dudes…
Miley lo abrazó sintiéndose protegida en él.
-Gracias…- dijo sensiblemente refugiándose en los brazos del chico.
-¿Volviste a pelear con Nick? – inquirió Dean con el entrecejo fruncido.
-¿Por qué lo preguntas? – dijo turbada
-Cada vez que peleas con él te pones así.- afirmó el muchacho.
-Nada que ver.
-Se agreden demasiado, deberían parar con la guerra…
-Basta, no quiero hablar de  Jonas  .- el gesto de Miley volvia a ser despreciativo y Nick de repente recordó que la odiaba demasiado.
-¿Discutieron otra vez?
-Si, esta mañana.- contestó Miley- No te imaginas cuánto lo odio.
-El a ti también.- "No tengas dudas de eso, Thomas", pensó Nick.
-Estuvo divertido haberle puesto esa ridícula camisa, ¿verdad?- Dean asintió y Nick hizo una nota mental de pegarle una puñetazo en cuanto tenga oportunidad.- Ya me vengaré…
-¿No le tocaría a él cobrar venganza?
-Sí.- admitió ella- Pero debo ir pensando para cuando sea mi turno…- cerró las manos como una mosca que trama hacerle algo a su presa.- Ni se imagina lo que le espera, le daré en dónde más le duele…
-Eres terrible. Pero ten cuidado, Gin. Él también podría darte en dónde más te duele. Recuerda lo de tu ropa interior.
-Ni me hagas acordar – dijo ella con los dientes apretados.- Por suerte no quemó mi caja de madera, estaba justo en el cajón de mis bragas. - respiró hondo.- Si la agarraba sería lo peor para mi…- Nick sonrió con malicia debajo de la capa invisible.
-¿Qué tienes en esa caja?
-Es un secreto.- sonrió ella y Dean la miró intrigado.- Contiene dos cosas muy importantes para mí…
-¿Cuáles?
-No te lo diré, Thomas.- lo besó.- Me ayudarás a vengarme de  Jonas  ?
-Tal vez.
¿Por qué te es imposible convivir,
Y en ningún momento ser feliz?
Creo que adivino la respuesta:
Tienes pies de plomo en el amor.
Nick se fue de allí con una bronca terrible consigo mismo. No podía creer cómo Miley engañaba a los hombres. ¡Si estaba con muchos más! Ella jamás tomaba en serio sus relaciones, ninguno era su novio, todos eran ocasionales. "Más fácil que tú, no hay  Cyrus  !" ¡Y Thomas accedía a ayudarla para hacerle algo que seguramente lo avergonzaría delante de todo Hogwarts! "Estúpido Dean Thomas, lamentarás haberte dejado caer en las garras de esa putita", pensó con odio. "Ya me ocuparé de ti, le contaré Miley  Cyrus  cómo coqueteas con sus amigas". Sonrió con placer. ¿Con que Miley tenía una caja de madera que era muy importante para ella, eh? "Sufrirás mucho, perra, muchísimo, porque esa caja será mía y la destruiré frente a tus narices…"
El fin de semana llegó con mucha lluvia y eso puso de mal humor a la mayoría de los estudiantes. Lo único positivo es que no habían cancelado los viajes a Hogsmeade y todos aprovecharon para ir, antes de que se agoten los cupos. Miley fue una de las primeras que se anotó y se alegró bastante cuando Demi le contó que  Jonas  se había quedado sin lugar. Sin embargo eso no impidió su mala cara: ella detestaba la lluvia. Pero ella no iba a dejar que eso le arruine el divertido momento que pasaría en Hogsmeade con sus amigas… Ya tenía listo el piloto para no mojarse y bajaba a la Sala Común, que estaba vacía. Supuso que todos los estudiantes estaban esperando los carruajes para ir al pueblo. Estaba por atravesar el agujero del retrato para salir, pero una voz la detuvo…
-Pagaras muy caro lo que hiciste,  Cyrus  – la sorprendió la voz de Nicole Anderson . Miley se dio vuelta y la miró. -¡Como se te ocurre lastimar a mi Nick!
-Vaya-repuso Miley con superioridad - No me había dado cuenta.
-¿De qué?
-Que la cara te hace juego con lo estúpida que eres…
-¡Puedes decir lo que quieras! ¡Pero es evidente que te gusta  Jonas  !
-¿Eh? – dijo Miley sin dar crédito a sus oídos- Si claro, me gustaría verlo muerto, si a eso te refieres…
-¡No te vas a quedar con él! – dijo Nicole y sacó su varita. Miley no llevaba la suya encima y lo lamentó.
-¿Me vas a atacar? – Dijo con sorna- Primero deberías eximirte en encantamientos, Vane. Flitwick está cansado de dibujar un cero en tus exámenes.
-¡No me provoques o te echaré un maleficio imperdonable!
-Imperdonable es la cara de idiota que tienes.- repuso Miley burlona.
-No vuelvas a atacar a Nick,  Cyrus  ! No conseguirás acostarte con él, te detesta!
-¡Yo no quiero nada con  Jonas  , prefiero la muerte antes de estar con ese imbécil!
-¡No te creo nada! ¡Se nota que te gusta! – salió un chorro de luz de su varita. Nicole estaba furiosa.
-Vane, no tengo la culpa que no te haga caso, ¿sabes? Se habrá dado cuenta que eres intocable… ¿sabes en qué sentido lo digo no?
-¡CALLATE! – gritó Nicole enojada.
-¿Te duele verdad? ¿Acaso amas a  Jonas  ? – empezó a reír, como si la idea de sentir algo por Nick  Jonas  fuese ridícula.
-¿Y qué si fuera así?
-Es una pena, ¿no?
-¿De qué hablas,  Cyrus  ?
-Es realmente una lástima que  Jonas  prefiera pelear conmigo antes de un polvo en tu cama…
-Tu no eres mejor que yo,  Cyrus  , Nick te odia, jamás estaría contigo…
-¿A quién crees que elegiría para una noche de sexo? – Miley sólo lo decía para provocarla. Le encantaba verla enojada y descargaba toda la bronca acumulada en las últimas horas.
-A mi, por supuesto…- aseguró Nicole - Jamás te tocaría un pelo, le das asco.
-¡Ja,Ja! ¡Eres una pobre ilusa…!
-¡CIERRA LA BOCA O…!
-A mi no me levantes la voz, Vane.
-¡Si vuelves a acercarte a Nick yo…!
-Follaré con él… -aventuró Miley haciéndola reventar.
-Cruccio…! – Nicole la agarró desprevenida, pero el hechizo no llegó a darle a Miley porque alguien la corrió del medio tirándose al suelo con ella. Miley abrió los ojos y tenía a Nick encima de ella. Fue sólo un instante… fue una endemoniada fracción de segundo en el cual sintió algo completamente inoportuno: ganas de besarlo. Y no se debía a que la había salvado porque Miley estaba completamente exenta del contexto, no tuvo tiempo de asimilar lo ocurrido. La cruda sensación se asociaba con el odio derritiéndose en su interior, el odio fundiéndose placenteramente y dejándola flotando en ese impertinente aroma que no dudaba en encandilarla…
Ojalá que el viento sople contra tí
Y congele tu sonrisa de delfín.
Mira que he prendido ya la mecha
y pronto sentirás en tu interior
Una explosión de soledad.
Nick  Jonas  se levantó y miró con desagrado a Nicole .
¿Ganas de besarlo?, no, Miley no había sentido eso. La sangre volvía a explotarle en el pecho por su cercanía y las manos le transpiraban, indicándole que sólo quería golpearlo.
-¿Cómo se te ocurre lanzar un maleficio imperdonable, Vane? - gruñó furioso.
-Nick…- intentó explicarle ella.- Si le iba a dar a Miley, tú la odias, tu no…
-¿Tienes idea de lo que siente con un Cruccio? – chilló él.
Miley no podía creerlo, estaba estática… Por un instante creyó que Nick  Jonas  la estaba defendiendo ¿o todo era producto de su imaginación?
-No…- Nicole estaba a punto de entrar en llanto- Pero ella es…
-¡No se lo desearía ni a  Cyrus  ! – dijo Nick enojado. Miley jamás lo había visto tan seriamente enojado pese a que ella misma era quien mejor conocía esa faceta de él.- ¡Voldemort me torturó con eso Vane y es el peor dolor que se pueda sentir!
-Yo…
-¡Eres una inconsciente!
-¡Pero si tú la odias! – Insistió Nicole - Ella es…
-¡Se que es una maldita zorra! – La atajó Nick y Nicole quiso sonreír pero no se atrevió.- ¡Pero ni ella se merece que…!
-¿Saben qué? – Intervino Miley, con rabia contenida.- Dejaré que tengan esta amena conversación el pobre huerfanito cuatrojos y la faltita de Nicole Anderson . Esta la maldita zorra – dio una vuelta sobre sí misma- debe trabajar en Hogsmeade…porque yo no me quedé
-Por mi vete al infierno,  Cyrus  - le espetó Nick.
-Gracias por defenderme, cabeza rajada.- Miley atravesó el agujero del retrato, riendo a carcajadas.
-¡No lo hacía por ti, desgraciada! – le gritó Nick viéndola irse.
-Nick, no le hagas caso, ella es…
-¡NO ME DIRIJAS LA PALABRA, VANE! -giró sobre sus talones y emprendió hacia su dormitorio.
-Me las pagarás,  Cyrus  , me las pagarás.- susurró Nicole con lágrimas en los ojos.
Pero Nick tuvo una idea mejor que estar sólo en su habitación. Tomó la escoba y salió por la ventana y voló hasta la ventana del cuarto de las chicas. Él aun no se había olvidado de la venganza que le debía a  Cyrus  , jamás lo haría. ¡Tenía que cobrarle la afronta del desayuno! Rompió el vidrio con una piedra y metió la mano para abrir el cerrojo, que emitió un chirrido de esos que hacían mal los dientes. Dejó la escoba a un costado al pisar suelo firme. Enseguida ese aborrecible perfume dulzón le invadió sus sentidos otra vez. Fue un solo instante en el que Nick dudó si le gustaba o no. ¿Cómo podía preguntarse eso? ¡Era una pregunta tan fácil de responder! Pese a eso no era tan obvia la respuesta; siempre lo había detestado, era algo natural desde que tenía once años y lo dio por asumido… ¿y si no era tan así? ¿Por qué estaba dudando? No, no, no. Era detestable como toda ella.
Rápidamente, tachó ese interrogante de sus pensamientos y se dedicó a buscar la caja de algarrobo que Miley le había descrito a Dean. "El cajón de las bragas", recordó. Fue hacia la cómoda y abrió el primer cajón. Lo primero que vio hizo que no tuviera éxito en reprimir una imagen de Miley con una tanga de leopardo. Siguió revolviendo el cajón maldiciendo su mente pervertida y esos instantes, que eran únicos, en los cuales se permitía a si mismo delirar… el odio a veces lo enfermaba… y de repente la encontró.
Recordó ver la caja meses antes, cuando le robó toda su ropa interior para quemársela en sus narices. Y regresaron esos instantes secuaces de Miley  Cyrus  , esos míseros segundos de ensueño porque la curiosidad lo atravesó sin piedad. ¿Qué tenía Miley ahí adentro? ¿Qué era lo que Miley consideraba tan apreciable? No, no debía distraerse con esa intriga que lo debilitaba… ¡no importaba lo que había, tenía que destruirlo si es que era valioso para ella!
Nick lo sacudió y parecía que había varios objetos que chocaban contra la madera. Intentó abrirla, vencido por un solo instante, pero no lo logró. ¡Esa castaña le había puesto algún poderoso encantamiento para sellarla! "Demi tiene razón. Ella es buena en encantamientos", pensó él odiándose por admitirlo. Se llevó la caja y volvió a volar por la ventana de su habitación.
Eran la una de la tarde y Miley volvía de su excursión en Hogsmeade.  Joe  y Demi la acompañaban. Los tres tenían pilotos y parecían un poco salpicados por la lluvia, que aún no había cesado. De hecho, la tormenta estaba a decidida a no parar por un sólo instante.
Los jardines de Hogwarts estaban desiertos porque todos se querían proteger de la lluvia. Miley iba a hacer lo mismo, adelantándose a  Joe  y Demi, pero una figura encapuchada frenó su accionar. Enseguida lo reconoció, su estómago se obstruía de rabia cuando él aparecía, era una señal alarmante que la estremecía. Nunca había sentido nada parecido por nadie más. La sensación de peligro inundó su cuerpo que se lo hizo saber con una ligera conmoción en la planta de los pies… Miley olió el perfume francés de la venganza antes de llegar a él.
Nick permanecía sentado a la orilla del lago completamente empapado, pero eso no importaba. Era un momento para disfrutar a pleno: esa castaña iba a saber lo que es bueno.
Piso lento cuando estás por si
Me descubres la jugada y vienes a por mí.
Sólo pretendo salir ileso; tener tiempo para huir.
Esto es amor y odio, amor y odio,
Amor y odio, amor y odio...
Cyrus  ! – le habló directamente a ella.- ¡Mira lo que tengo aquí! – le mostró la caja de algarrobo y la expuso al borde del lago con peligro. Miley lo miró y empezó a correr hacia él.
-¡DAME ESO,  Jonas  !- Le gritó debajo de la lluvia y se sacó la capucha.
-Te dije que me la ibas a pagar,  Cyrus  ... – Nick vio a Miley sacar la varita.
-Dame eso  Jonas  
-No lo haré… y guarda esa varita o esta hermosa cajita será la comida del calamar gigante.
-¡NO!
-Me temo que sí…- dijo Nick riéndose a carcajadas.
-¡Eres un maldito hijo de puta! ¡Devuélvemela!
-¡No me insultes, perra! ¡Porque tu más preciado tesoro caerá al lago! ¿Qué pena no?
Joe empezó a reírse como siempre, pero Demi esta vez estaba seria. Ella sabía que había en la caja, pero algo adentro le dijo que no debía intervenir.
-¡No la tires, Nick! – Suplicó Miley con la voz aterrorizada.- Te hablo en serio, no la tires…
-¡Lo haré, por haberme hecho pasar una vergüenza esta mañana!
-¡Devuélveme la caja y te daré lo que sea! ¡Te daré lo que sea! – Nick disfrutó mucho cuando la voz de Miley se quebró. La estaba haciendo caer, poco a poco.
-¡Olvídalo  Cyrus  , no quiero nada tuyo!
-¡Nick, te lo suplico, me arrodillo, no la tires al lago! – Miley evitaba mirar el lago, le daba terror el agua. El viento le helaba las entrañas sin piedad…
-¡Lo siento, pero te lo mereces por toda y cada una de las que me hiciste! – A Miley se llenaron los ojos de lágrimas.
-¡ERES UN CERDO! – le gritó. Un refucilo estremecedor unido a otra ráfaga de viento helado cubrió la tarde y la lluvia se hizo más intensa.
-Yo también te quiero, prostituta…
Él arrojó la caja al lago y vio cómo caía en cámara lenta, mientras el grito de horror de Miley le aturdió los oídos.
-¡NOOOO! – Sollozó Miley.
Nick empezó a reír a carcajadas… pero algo lo interrumpió: Miley se tiró de cabeza al lago casi desbordado. Sus ojos vieron cómo las olas del lago tapaban su cabeza. Jamás había imaginado que Miley sería capaz de tirarse…
-¡MILEY NO SABE NADAR!- Escuchó decir a  Joe  .
Nick sintió terror y se tiró al lago de cabeza. El agua estaba helada y le congeló cada poro de su piel. Algo cambió, en un solo instante: Nick se vio envuelto en una terrible sensación de angustia. Se trataba de una desazón que jamás había sentido en su vida… si a Miley le pasaba él no iba a poder seguir viviendo, la tristeza le cerró el pecho sin la posibilidad de negociar algún resquicio para poder respirar, sin la certeza de un solo instante de tranquilidad…
Comenzó a nadar y sacó su varita para alumbrar abajo del agua, que lo maltrataba tanto como la desfavorable situación que vivía. Allí abajo no se veía nada… de repente sintió ese aroma dulzón imposible de percibir debajo del agua, pero su propio olfato inventó la afabilidad y el encanto de ese olor a manzanillas de su cabello rojo fuego. Ese instante del que ya no se podía separar le confirmó que le encantaba, que era riquísimo, que en realidad amaba, amaba odiarlo así…Que le gustaban sus ojos castaños destilando ofensas en su contra, admiraba sus perfectos encantamientos, su varita de acebo, flexible pero fuerte, lo seducían sus piernas blancas con esa falda corta, le gustaba hasta la manera en que lo agredía y esa misma tarde cerró los ojos para no envidiar a Dean Thomas por haberla tenido entre sus brazos… ¿cómo podían cambiar tanto las cosas habiendo pasado sólo un instante?
Entonces la vio: Miley caía sin cesar hacia el suelo del lago, con el cuerpo inerte, despidiendo burbujas por su boca. La tomó de la cintura y la apretó hacia a sí mismo concentrándose con todas sus fuerzas para desaparecer…
Aparecieron en las orillas del lago, empapados. Nick abrió los ojos y la miró: estaba desmayada. Desesperado, le hizo respiración boca a boca y presionó su vientre. Se apartó cuando ella empezó a toser y escupió abundante cantidad de agua. La lluvia no había cesado, sino que se intensificó copiosamente. Los ojos cafes de Nick encontraron los de ella… y Nick se estremeció por percibir el atroz temblor de odio de los suyos, pero no había odio, no era sólo eso, había mucho más…y quería entenderlo, pero entenderlo significaba asumirlo, y asumirlo era decir y aceptar que la sangre le explotaba en el pecho cuando ella estaba cerca, era reconocer el principio del terror ante la posibilidad de que le pasara algo grave, era esa sensación de repugnancia que bastó un solo instante para transformarse en atracción…
-Miley yo quiero decirte que…
Ella le dio vuelta la cara de un cachetazo.
Nick, presa de un impulso la besó con violencia y por fin comprendió que Miley era lo único real en mundo, su dulce perfume, el terciopelo de su piel, su ropa empapada marcando la curvilínea figura, la frescura de su nombre, el desconcierto de sus ojos cafes que se cerraron con rapidez, la profundidad con la que amaba odiarla así…
Nick la separó y no supo si lo que recorrían sus mejillas era el agua de lluvia o lágrimas de amargura…
-Quiero decirte que lo siento mucho…
-Nick…
La frase no pudo ser culminaba, por ese particular y largo instante volvió a empezar. Sus labios fueron capturados por esa otra boca que tanto odiaba y sin darse cuenta lo correspondía sin titubeos, sin dudas, sin detenimiento, sin trabas; con su odio enamorado, con su amor endemoniado; un olvido la atravesó con brutalidad, se apagó la repugnancia se había ido a otro lado, ese perfume francés la volvía ciega, despertaba la venganza que el amor le estaba haciendo al odio, porque los labios de Nick Jonas eran asquerosamente ricos.
Piso lento cuando estás por si
Me descubres la jugada y vienes a por mí.
Sólo pretendo salir ileso; tener tiempo para huir.
Esto es amor y odio, amor y odio,
amor y odio, amor y odio...
__________________________________________________________---
Bueno chicas aqui la nueva mini nove espero que les guste

15 comentarios:

melani dijo...

WAO WAOO SE NOTA EL ODIO EEHHH SIGUELAA

melina dijo...

WAOO WAOOO HAHAHA ME DIO RISA COMO SE TRATAN SIGUELA SIGUELA SIGUELAAA

amitha dijo...

amiga! impactante el capitulo me encanto me encantoo!!

wapoxsiempre dijo...

amiwis estuvo hermosiguis siguela

Anónimo dijo...

hermoso siguela!

niley dijo...

ME SORPRENDIO DEMASIADO ESTA NOVELA

beln_de_jonas dijo...

geneal lo ame continuala pronto pronto pronto

Lectura Cyrus dijo...

HOLA HERMOSO EL CAPITULO SIGUELA PRONTO

Rafael strex dijo...

Hola Sara, me entere que te cambiaron el segundo nombre y déjame decirte que este es muy original y Hermoso, en fin te acuerdas que me decías que me encontrarías si no leía tus historias, sabes que si las leía solo que ya sabes la flojera de hacerme una cuenta, pero ya te sigo leyendo y te extraño mucho, todos dicen que los bañan en tareas, veras que si puedes eres muy inteligente linda, te amo amiga y extraño tus locuras locas y tu linda sonrisa que nos alegraba y con tu sola parecencia que aun así estando triste tu sonrisa jamas faltaba , bueno me despido cuídate mucho te amo amiga

Male♥ dijo...

como sabes q a mi estos tipos de nove me gustan tendras q segurila por que me encantan una pregunta esta es la misma historia que la otr de lol o es una alterda pero del pasado o no se si me explico bueno la cosa es que si esta es la misma que la de lol pero en el pasado o una totalmente diferente?
bueno sin importar mis preguntas me encanto nena seguila

MAYI ML ( niley♥) dijo...

sari de mi vidaaaaa!!!
aaaaaaaaaaahhhhhhhhhhh!!!
me encanto
me rie
me enoje
me dieron coleras los dos
me volvi a reirr :D
corazon esta mini nove me provoco un monton de emociones !!!
me fascino estuvo largo mi perve C:
wujuuuuuuuuuuuuu'!
me muero por que subas mas mas mas mas mas mas mas !! :D
entre el amor y el odio ssssssssiiiiii!!!!
tambien me dejaste muy intrigada por saber que hay dentro de esa maldita cajaaa!
aaaaaaaawwwwwww
sube pronto periquita 1
yo soy la 2 jijij
tquiero byee besitoss

Marlys dijo...

Me encanta, me encanta, ME ENCANTA!!!!!
SÍGUELA!!!!!!! Por favor!!!!
=D

Anónimo dijo...

O.o aaaa!!! me muero la ame!!! fue hermoso desde el comienzo hasta el fianl!!
lo ultimo me encanto me facino me enamore!!! hay queiro mas... la beso x dios la BESO Y LA SALVO hay me muero...
la ama en el fondo y ella a el tambien!! aunque es obeo q se van a seguir peleando... no me importa!!!
QUIERO MAS MUCHO MAS!!
ay al principio cuando le tiro la caja lo quise matar pero cuando al fue a salvar casi me meto en la compu y lo beso jajaj!!
yo quiero probar sus labios!
jajajaj
amo la nove!!
bueno eso es todo
tkmmmmmmmmmm besos
aguss mar

Anónimo dijo...

Sigue porfis esta novela me tiene enganchada

Anónimo dijo...

Que pasa? No se ven las letras